Desde sus inicios, el DPA asumió la responsabilidad de pensarse como una institución donde confluyan todos los temas vinculados a la gestión del agua.

La gran diversidad de factores ambientales, sociales y económicos que afectan o son afectados por el manejo del agua avalan la importancia de establecer una gestión integrada del recurso hídrico, en contraposición al manejo sectorizado y descoordinado.

Por tal motivo, el desafío en la gestión hídrica es generar un fuerte vínculo con la gestión territorial, tomando a la cuenca como una unidad de trabajo y contemplando la conservación de los suelos y la protección de los ecosistemas naturales.